"SI YO FUERA TVE"

Ya hemos cerrado la temporada 2016 con filtraciones incluidas gracias a las cuales hemos descubierto que se necesita tiempo, mucho tiempo para preparar una candidatura competitiva y mucha, mucha experiencia en el festival. Así que ya es hora de dejar de buscar culpables y proponer soluciones.

Tras este año, tengo más claro aún lo que deberíamos mejorar de cara a próxima ediciones. Por ello, aquí va otro capítulo de la sección "Si yo fuera".

Si yo fuera TVE...


1. Abriría lo antes posible convocatoria pública para aceptar propuestas con fecha límite de recepción.

Aún es pronto (sobre todo para TVE) para decidir qué formato de selección se llevará a cabo. Pero, resumiendo, sólo hay dos formatos, dedazo o paripré. Y para ambos se necesitan CANCIONES.

Por lo tanto, TVE debería abrir ya convocatoria oficial para recibir canciones tanto de artistas independientes como de discográficas. Con un plazo de entrega holgado (3 meses) para que se puedan elaborar proyectos lo suficientemente desarrollados como para no ir con indecisiones a la tv anfitriona semanas antes de los ensayos.

2. Publicaría en la web las bases de la convocatoria.

Unas bases transparentes, precisas y vinculantes al alcance de cualquier artista que desee presentar su proyecto. Estamos ante una televisión pública, la televisión de todos, por tanto, también de todos nuestros artistas. Y para hacer más accesible el proceso, habilitaría en la propia web un enlace donde enviar las propuestas siguiendo las bases anunciadas.

En dichas bases, se debería exigir unas condiciones indispensables, a parte de las obvias (cumplir la normativa de la UER para Eurovisión). Estas condiciones deberían ser:

- La canción debe estar producida definitivamente. Nada de estribillos en servilletas o estrofas a guitarrita o temas que luego no serán. Indicar claramente que la canción no podrá sufrir posteriormente cambios en su producción, estilo o idioma.
- Plantear ya una primera propuesta escénica para el proyecto.
- Vídeo interpretando la canción con voz en directo.
- Plan promocional (sólo discográficas)
- Presupuesto para la candidatura (sólo discográficas)

3. Establecería un comité de expertos que hiciera una primera criba de lo recibido.

Un comité de expertos plural en opinión y heterogeneo en formación compuesto por profesores de música, productores, escenógrafos, publicistas, locutores de radio, profesionales de las ramas de la música y la escena con altos conocimientos en Eurovisión... Dicho comité, cuyas identidades no serían reveladas, haría una selección de 50 canciones para presentar al departamento de festivales de TVE.

Con ello, nos aseguramos canciones bien construidas técnicamente y con capacidad potencial de convertirse en un hit tanto en el Festival como fuera de él. Porque más éxito tendré en el Festival cuanta más repercusión tenga fuera de él. Además, desvinculamos la elección a posibles interéses y/o gustos personales de los responsables de TVE.

Y ahora ya, con estas 50 propuestas definitivas, llega la hora de tomar la decisión por parte de TVE. Dedazo o Paripré? En función de lo recibido y de los interés de tve en ese año preciso, se podría decidir si interesa más la elección directa de un candidato conocido con preseleccion de canción o una preselección con profesionales por descubrir.

4. Anunciaría a los candidatos o al dedazo en un prime time especial.

Debemos envolver de un halo de expectación a nuestros artistas más allá de tuits cada 30 min. TVE debería entender ya que la repercusión en Twitter sólo alcanza a un 5% de su público potencial.

Aún recuerdo el pico de audiencia que consiguió "España Directo" en 2006 después de estar durante una semana publicitando el anuncio del candidato. Durante toda esa semana cebaron el asunto con rumores tipo Chenoa o Azúcar Moreno. La expectación fue importante y se reflejo en la audiencia. Por cierto, aún me duele el tomatazo que me dieron en toda la cara ese fatídico día.

5. Definiría un formato de gala con mirada propia para la selección del tema.

Tanto si el formato decidido es dedazo o paripré, establecería una programa especial para elegir nuestra canción. Un show con una mecánica estimulante, un escenario característico y un nombre propio.

No necesitamos un Melodifestivalen, aún no. Sólo un formato con tiempo de producción suficiente para que los proyectos seleccionados puedan mostrarnos todo su potencial tanto en sonido como en escena. Así podremos valorar de manera más acertada.

6. No publicaría las canciones antes de la gala de elección.

Más expectación. Dejaría para la gala un aliciente que atraiga a los espectadores a verla. Si dos meses antes conocemos a los artistas y un mes antes conocemos sus canciones y además sólo hay una competitiva, qué nos queda por ver en una gala donde sabemos de antemano el posible ganador y sabemos de antemano que sólo habrá pies de micro? Eso ya no se lo traga ni los eurofans.

Con ello, no sólo conseguiremos tener a TODOS los eurofans pegados a la pantalla sino que además podremos valorar sin estar intoxicados. Elegir en la primera escucha, sin autoconvencimientos ni fandoms organizados ni campañas electorales a base de FAVS, RTs y periscope los eurofans somos muy facilones. Vamos, como ya lo hace Europa en el propio festival.

7. Y por último, una vez elegido el proyecto, si yo fuera TVE pondría a disposición del proyecto ganador un equipo artístico.

Un equipo formado por un director musical, un director promocional y un director artístico. Un equipo que al formar parte de la televisión pública ya estaría vinculado directamente con la tv anfitriona facilitando la comunicación. Así ya no sería necesario un intermediario sin formación en arte que jamás podrá comunicar correctamente por muy buenas intenciones que tenga en ello.

Un equipo que mejoraría lo planteado en la gala y elaboraría la documentación requerida por la tv anfitriona con un nivel de precisión tal que no habría cabida a otra interpretación que no sea la diseñada.

Un equipo artístico con experiencia y contactos en el organigrama eurovisivo para convertir a España en uno de los países mimados de la organización como lo son Suecia, Alemania, Italia o Armenia. Esto sólo se consigue con mucha diplomacia y mucho trabajo previo en la pretemporada eurovisiva.

Resumiendo, si yo fuera TVE ya mismo aprobaría el siguiente plan de trabajo:

01/06/2016 - 01/09/2016 > Presentación de proyectos (3 meses)
01/09/2016 - 01/11/2016 > Elección por el comité de expertos de 50 proyectos (2 meses)
01/11/2016 - 01/12/2016 > Decisión de TVE (1 mes)
01/12/2016 - 01/02/2016 > Producción de la gala (2 meses)

Mediados de febrero: gala con propuestas escénicas incluidas.

15/02/2016 - 15/03/2016 > 1 mes antes para la entrega de dossier a la tv anfitriona perfilando y mejorando la escena (ya definida en la gala de selección) con ayuda del equipo artístico de TVE.

Un plan que no obligaría a TVE a trabajar hasta finales de año como es habitual en el ente (ya los tenía temblando leyéndome) pero que moviliza a la industria musical del país desde junio.

Como veis, incluso para hacer las cosas bien, TVE no necesita trabajar más sino activar la maquinaria antes. Pero siempre siguiendo una estrategia efectiva y dirigida sólo a buscar un hit.

Pero yo no soy TVE...

Si estás de acuerdo con la estrategia, no seas Luka y compártela!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

  1. ¿Qué TVE ponga a la disposición del artista un equipo artístico? Ni de broma vamos... Con los responsables actuales es imposible de plantear!

    ResponderEliminar