"LOS WOW! y LOS ARG! ESCÉNICOS DE SPAIN 2014"


En España, todos llevamos dentro un médico, un abogado y un entrenador de fútbol pero si además eres eurofán también estarás poseído por un director artístico. Esto es así desde que Salomé meneó aquellos flecos azules al son del bombo.
Con este post, inauguro una serie de entradas dedicadas a las escenografías eurovisivas. Analizaré la parte ”VISION” del Eurovision Song Contest. Hablaré de candidaturas pasadas y venideras desde el punto de vista escénico buscando sus WOW¡ y sus ARG¡. Pero tranquilidad, no entraré en la idoneidad de los temas o en la calidad de sus intérpretes. Básicamente porque el padre Karras ya me sacó del cuerpo al Tony Sanchez Olsshon y al Risto Mejide que también lleva dentro todo buen eurofán que se precie. Desgraciadamente no pudo sacarme a Poty Del Castillo…

La primera candidatura a examen será España 2014 con "Dancing in the rain" interpretado por Ruth Lorenzo. Como diría Mandinga, vamoh allá!

Los ¡WOW!

1. La intro


El efecto digital de lluvia cenital estuvo muy conseguido y daba sentido al resto de la escenografía. Un verdadero WOW! para el equipo. Lástima que no se supiera explotar al 100%. Sería más efectivo comenzar la actuación directamente con la lluvia cenital durante esos 20 segundos de silencio absoluto en el inicio de la canción. En toda escena cinematográfica que se rueda bajo la lluvia, siempre hay un primer “plano general” donde a los protagonistas se les ve bajo un manto lluvioso pasando a un segundo “primer plano” de éstos mojados. Este orden marca más la soledad y la inmensidad que pesa sobre los personajes. En nuestro caso, se entendería mejor el por qué la cantante aparece tan triste y con el pelo mojado en el primer plano de la actuación. Nunca hay una segunda oportunidad para crear una primera buena impresión. Y nosotros la perdimos al no presentarnos directamente con la lluvia digital. El impacto en la audiencia hubiera sido mayor.

2. El look


Creo que todos estamos de acuerdo en que ese pelo humedecido fue un acierto total. Por fin, España intenta enlazar el mensaje de la canción con la imagen que trasmite sobre el escenario. Además, ella estaba muy favorecida. El maquillaje natural también fue muy acertado. Esto se merece otro WOW!

3. La iluminación


Aunque odio utilizar la palabra "épica" porque ya está tan prostituida como los "te quiero tía", esta iluminación se la merece. Así que ahí va: ¡ESTA ILUMINACIÓN FUE ÉPICA!.
Trabajaron la iluminación para marcar todos los cambios melódicos que habían en el tema y así hacerlos más evidentes al odio europeo. Y esto para mí, siempre ha sido clave en una actuación eurovisiva. Si pruebas a ver la actuación sin sonido descubres como la luz está bailando al ritmo de un corazón, somos el latido de un corazón... (sí, la versión spanish me traumatizó y aún estoy vomitando corazones. Eso sí, Anne Igartiburu está encantada con ella)

4. Los melenazos


El movimiento de melena marca de la casa desde sus actuaciones en “The X-Factor” siempre fueron un WOW y aquí en “Eurovisión” no iba a ser menos. Además con el efecto mojado adquirían un toque especial. Pero ¿se excedió explotando este recurso? Si atendemos a la críticas desde UK con sus “hairycoreographic” parece que sí. Lo poco gusta y lo mucho cansa. De todas formas, los británicos son unos sosos y yo, como diría Mónica Naranjo, JAMÁS me cansaré de sus melenazos. Así que otro WOW! patati, es patatiiii…

5. La explosión de luz (yo quiero ver luz)


El efecto (des)aparición mariana del minuto 02:35 fue espectacular. Ya podemos decir sin avergonzarnos que España explotó un efecto como nadie antes en el festival sin necesidad de recurrir a trapos remendados. Por tanto, este momentazo es digno de un WOW¡

Peerooo… Es otra lástima que la realización no explotara mejor este efecto para hacerlo más impactante si cabe. Antes de la “abducción” de la cantante, un plano general, para ver como se abre paso la pantalla blanca en el mapping de la lluvia y vuelta a plano corto, para presenciar el milagro de la aparición de Ruth tras quemar la fotografía con esa luz. Con esto, mi pico (de oro) se hubiera desencajado definitivamente. Algo así como hizo Azerbaiyán con “Runnig Scared” en 2011. Para mí, ese fue el plano que les dió la victoria aquel año y no la cascada de fuego.


Los ¡ARG!

1. El vestuario
El estilismo no se acertó al 100%. Falló el vestido. Ya hubo controversia con él pero el problema no estaba en aquel búho metálico sino más bien en el estilo en sí. Las incoherencias se pagan y en el mundo visual también. Y esta vez se paga con un ARG¡



Realidad y verdad en maquillaje y peinado pero rotas al llegar a ese imponente vestido. Nadie “sufre” bajo la lluvia con un vestidazo digno de los Oscar. Que sí, vale, era muy bonito y le sentaba como un guante, pero no era su momento. Yo hubiera optado por el vestido corto del videoclip. Un vestido sin pretensiones cuyas aplicaciones al brillar parecían gotas de lluvia y cuyo color crudo simulaba la piel. Imaginad, tras el plano cenital de la lluvia digital, aparece la cantante en el fondo del escenario con su pelo mojado y su vestido pegado al cuerpo brillando mientras camina desde la oscuridad hacia el pie de micro donde está la luz (yo quiero ver luz). Coherencia visual al 100% y WOWs! a gogó. Sin añadir que se hubiera desmarcado de las divas imponentes que presentaban Suecia y Austria ese mismo año.


2. Los fondos
Durante toda la actuación vimos el mismo fondo multimedia o mapping tras la cantante. Tuvimos que esperar hasta el final de la canción para apreciar un cambio en él, un blanco nuclear. Y ni siquiera vimos la transición entre uno y otro. Esto es un ARG! bien merecido. No se puede desaprovechar los recursos técnicos que ofrece un escenario de esas características. Y más cuando la canción adolece de ser repetitiva y un tanto plana. Dar ritmo a través de cambios visuales en el mapping siempre matiza esta percepción. Y además ayuda a diferenciar mejor la estructura musical del tema. Si no, que se lo pregunte a Conchita.

3. La presencia visual
Hubo un gran fallo de iluminación que no sólo “anamargó” a la diseñadora primogénita. La iluminación frontal era tan mínima que no sólo el famoso búho aparecía oscuro y sin brillar. El búho gritó ARG! Y este pollito también.


La intérprete no destacaba “visualmente” en el escenario durante los planos medios y generales, prácticamente desaparecía del campo visual engullida por la iluminación trasera y la magnificencia danesa. Esto siempre provoca que la audiencia desconecte de lo que está pasando en el escenario. Y más cuando el fondo multimedia es el mismo desde el comienzo.


Hubiera sido acertado indicar en estos planos la posición de la cantante con focos o elevarla respecto al escenario para imponerse sobre él. Las divas españolas siempre quedan “algo pequeñitas” por su manía de verse elegantes. Que aprenda de Sanna y sus focos jaula que marcaban su posición central respecto a la inmensidad del escenario. O Conchita sobre su plataforma con focos cenitales apuntando siempre sobre ella. O de la albanesa con su Titanic. Bueno, de la prima de Violetta Recio mejor no… Un caliconsejo para próximas participaciones, cuando no puedas con el escenario, hazlo desaparecer.


4. Las miradas desviadas
Otro ARG! de manual, jamás de los jamases cierres los ojos cuando una cámara eurovisiva te está haciendo un primer plano ni dirijas la mirada al público presente en el pabellón. Esto hace que el espectador de TV, que es quién realmente vota, desconecte de ti y de tu mensaje. Y eso siempre significa caída de votos. Las miradas penetrantes de Conchita a cámara en todos los planos cortos también le dieron muchos votos.


El calidiagnóstico
En general, podemos decir que es la mejor escenografía española que hemos presenciado en el festival pero que aún adolece de deficiencias debido a nuestro complejo de inferioridad, a nuestra obsesión por no montar circos y nuestra confusión entre elegancia y sosez. Se puede diseñar algo creativo y efectivo sin caer en lo kitsch. Y ese año lo conseguimos "casi" al 100%. Desde aquí la enhorabuena al equipo artístico de la candidatura. Será un actuación atemporal. Ya la veas en 2014 como en 2030 te seguirá pareciendo tan controlada, elegante y mágica como el primer día.
Este pollito aportaría, además de las correcciones ya detalladas, un elemento captavotos. Algo que sabe hacer muy bien Ucrania o Azerbaiyán. Pero usado en un momento puntual de la escenografía porque, ya sabéis, lo poco gusta y lo mucho cansa.



Quizás gracias a esta imagen, hoy Spain estaría mano a mano con Holanda, Suecia, Austria y Armenia en la clasificación. Porque ellos sí usaron elementos captavotos, en alguna u otra medida. El equipo parece que también lo tenía claro y propuso un diamante-ducha que haría las delicias de Isabel Preysler. Pero según la organización era demasiada pesada para ser aceptada. Mi propuesta era más sutil pero andaba por la misma línea.



Ahora te toca manifestarte a ti. ¿Cuáles son tus WOW!? ¿Y tus ARG!? Pero sobre todo, ¿Qué hubieras propuesto tú? Déjame un comentario. Vamos, no seas tímido, atibórrate a “Frosties” y despierta al escenógrafo que hay en ti!!!

Y recuerda, si te ha gustado, no seas Luka y compártelo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

  1. Para mi otro ARG enorme es la tremenda arrogancia que desprende Ruth, la cancion no iba de eso,todo perfecto pero en la mayoria de las actuaciones de Ruth que he visto Ruth no es natural, es como muy forzada en sus gestos miradas ....

    ResponderEliminar